Make your own free website on Tripod.com

 EL NAVEGANTE

   Capítulo 1

   Postal Panorámica

   Capítulo 2

   Una Noche en el Bar Saddan

   Capítulo 3

   Trasnoche Che

   Capítulo 4

   Amanecer en la Ribera

   Capítulo 5

   A volar mi amor

   Capítulo 6

   Inter Record Gap

   Capítulo 7

   Respuestas las pelotas

 

A VOLAR MI AMOR

Salimos con Alika, el sol de la madrugada bañaba las facciones mas escondidas de su rostro. Mientras caminabamos hacia el trabajo de Alika con un paisaje urbano distinto al de la noche, me detuve a enmarcar en mi retina lagañosa fotogramas de una película muda, roida de sepia en las esquinas.

Un charco de barro semitransparente refleja una construcción majestuosa que se funde con la trama de la baldosa; Pisando papeles sucios, descubrí con mi mirada una publicidad de alguna compañía aérea que decia “Vuele con nosotros”, al instante una sonrisa se demarca en mi rostro. Una imagen del aeropuerto en donde se embarcaban vacas apretujadas pero de labios pintados se cruzo por mi mente. Sin quererlo pronuncio un tonto pensamiento en voz alta diciendo “Yo puedo volar solo”. Logicamente esto provoca en Alika una expresion de asombro que rapidamente se transformo en bronca, mientras al mismo tiempo se escucha el eco de su ultima palabra. Seguramente nunca sabre de que estaba hablando ya que yo nunca percibi que lo estaba haciendo.

Como es posible que hace solo algunas horas mi mente solo tenia lugar para sus palabras y ahora me detengo en detalles que me hacen olvidarla. Por algunos momentos juro me senti caminando solo, sin esperar el paso de sus tacos, sin que ella espere los mios.

 

Ahora seguimos caminado proximos al lugar de trabajo de Alika, pero un poco mas lejos que anoche el uno del otro. Ni una sola palabra se volvio a escuchar en esas cuadras, ni aun aquellas mas superfluas, solo silencio incierto.

 

-         Sabes, en el CCS nos mostraban cosas muy interesantes. Dice Alika

-         Que es el CCS. Le pregunto

-         Es el Centro de Capacitacion Social. Dice rapidamente y sin mirarme.

-         Que cosas interesantes Alika. Pregunto tambien sin mirarla.

-         Nos pasaban Videos de algunos cosas viejas, en realidad nunca las podiamos terminar de ver porque algunas estaban en muy mal estado, pocas cosas quedaron utilizables de la inundacion de lagrimas.

-         ¿La inundacion de Lagrimas?. Pregunto con desconcierto

-         Si, dice Alika, poco recordamos de ayer, la mayoria vivimos lo que se dice al dia.

-         A mi me parece que si no se acuerda de ayer, mas que al dia viven al pedo. Respondo casi sin pensarlo y preocupado por haber herido quizas a Alika.

-         Que es al pedo, dice mientras denota una sonrisa nerviosa.

-         No importa le digo, contame eso de las lagrimas.

-         Si en el CRH (Centro de Recopilacion Historica) hay documentos que nos dejaron saber sobre ese hecho. Cuentan que un dia todos los habitantes de la ciudad juntos se pusieron a llorar. Se habian dado cuenta que sus vidas no tenian sentido, todos preocupados por cosas como la corrupcion, el desempleo, pero sobre todo dicen que fue causa del aburrimiento que sentian todos, frustraciones escondidas en estantes de madera como si fueran libros. Nosotros tenemos algunos recortes que hablan de eso, pero tambien otros murieron de risa.

-         Y vos viste los documentos esos.

-         Si, en el CCS nos mostraron algunos, yo recuerdo algunos titulares que decian “El pueblo llora por Evita”, yo creo que esa debe haber sido la primera que murio por la inundacion, y tambien habia otros que decia “La justica es un chiste” y despues explicaban cosas que nunca pude entender.

-         Y cuando fue esa inundacion de lagrimas, pregunto incredulo.

-         No se cuando fue, y ademas que importa si total ya paso; Sabes una vez vimos un video JVC que tenia adentro un programa de AmericaDos, era de un Lanota, si Jorge Lanota, y el tipo hablaba y hablaba, y otro de Mauro Viole lleno de gente rara, hombres vestidos de mujeres, abogados, ese me gustaba mucho era muy gracioso.

-         Y lo que decias anoche, sinceramente algunas cosas no las pude comprender.

-         Yo tampoco. Dice riendo.

-         Como que vos no las entendes, porque las dijiste entonces.

-         En el CCS tambien nos dan una materia que sirve para que podamos establecer relaciones con los demas, solo se usan cuando queres estar con alguien, entendes.

-         Ni un poco Alika.

-         Todo lo que dije, como movi mi cuerpo, mi ropa, gestos, todo, todo lo aprendi en recortes que me dieron en el CCS. Te confieso que algunos no siquiera los entiendo, solo los repito mecanicamente tal cual los aprendi. Pero eso si no podes negar que dan resultado ¿No?. Dice tranquilamente.

-         Pero y todo lo de anoche tambien fue estudiado previamente. Pregunto ya si perdidamente desconcertado.

-         No, ahora tengo un poco de confusion en mi cabeza, ya te dije que nunca antes habia despertado con alguien. No se como decirlo creo que por primera vez me senti.

-         Autentica, interrumpo.

-         Si autentica, eso queria decir.

-         Alika yo te tengo que confesar que no se si todo lo que te dije es.

-         Para, para, evidentemente algunas cosas no las entiendo, pero no soy tan tonta, es mas creo que hoy soy un poquito menos tonta que ayer. Lo que queres decir es referido a eso de te amo?

-         Bueno no se como explicartelo?

-         No tonto, no tedas cuenta que no me tenes nada que explicar. Mira ya llegamos y tengo que entrar pero no sin antes darte un beso.

 

Alika me abraza fuertemente y tomado mi cara con ambas manos me da un beso calido y humedo como pocos, parece queres tomar la mayor cantidad de sensaciones posibles y en un solo instante. Mientras se aleja veo por su rostro el brillo de una gota que abriendo camino es seguida por otras tantas. Ruedan con rastros de rimel y caen a emprender el vuelo de su destino. Lo curioso es que nunca tocan el piso, pulverizandose en diminutas particulas son llevadas por el viento hacia lo alto.

 

 

-         No se como hacer, pero si me salen las palabras, quiero decirte gracias.

-         Alika no se como...

-         Gracias por haber despertado en mi un dormido presente, ahora me doy cuenta de cuanto sirve acordarse de ayer. Sino como voy a hacer para recordarte, tus gestos, tu olor, mi cama será un mudo testigo de tu presencia, yo soy la que te llevo a la cima de las sensaciones, pero no se puede seguir por mucho tiempo ahí arriba, te falta el aire, entendes.

-         Si creo que si. Digo con la voz temblorosa.

-         Bueno me tengo que ir. Dice limpiándose el maquillaje.

-         Chau le digo mientras su mano de despega lentamente de la mía.

-         Chau Nav. Dice dándose vuelta.

 

Me quedo parado en la puerta de aquel edificio viendo como la silueta de Alika se perdia entre las sombras. Chau Alika digo silenciosamente.

 

Permanecí no se cuanto tiempo parado, la poca gente que circulaba me esquiva indiferentemente. No se como describir... Va siempre la misma manía de describir, hay cosas que no se pueden describir esta claro.

 

En menos de 24 horas he experimentado nuevamente, después de no se cuanto tiempo, si es que el olvido puede medirse en tiempo de agujas de cuarzo. Continuamente sufro de estos altibajos constantes, momentos de plenitud que se conjugan como verbos desembocando en caídas. ¿Cuanto se puede mantener un vuelo sin mover las alas?, ¿cuanto se puede aletear para alcanzar la altura?, ¿cuando oxigeno falta para poder revolotear alrededor de una astro?, creo que es el momento en el que debo respirar hondo, juntar la mayor cantidad de aire posible, estirar mis pulmones hasta colmarlos de oxigeno y saltar en busca de. Un de amplio, sin premeditación dolosa, un de que se ira armando con pasos tímidos, inciertos, firmes, confiados, pero siempre paso a paso. Constantes contradicciones se arremolinan en mi cabeza, que tosca por cierto se queda sin reacción, inerte, pero sobre todo gris. No saben cuanto odio el gris, no esta ni de un lado ni del otro, según como de la luz se pasa para el lado de los blancos o de los negros. Y yo en el medio de una foto en blanco y negro. A veces parece que alguien hubiese armado todo un plan para mi vida, que mi olvido no es casual, que mis palabras son repeticiones, que mis pasos ya estaban programados.

Como observado por ojos ocultos caigo en un estado fobico, persecución frecuente que mi mente utiliza quizás para hacerme reaccionar ante algo.

Inmediatamente giro mi cabeza y veo un enorme camión colmando de chatarra, que sin intención de frenar de dirige hacia mi. Me apunta con la mejor de las armas, siento como el viento se corta a su paso certero, veloz, asesino; Salto rápidamente girando mi torso  hacia la vereda, mis manos adelantadas amortiguan la caída, todavía rodando abro mis ojos y hecho una caleidoscopica mirada de la ciudad.

Mientras me incorporo, sacudiendo mis ropas, veo la silueta endemoniada del camión, humeante de ira por fallar el embate de su víctima.

Levanto mi mentón, y en pose de torero pero sin traje de luces, grito sublevadamente Oleeeeeeeeeee.

Doy la vuelta, miro la calle que baja hacia el río y me pierdo caminando lento.